En la UNAM, ni prueba Enlace ni bachillerato único, dice Narro

En la UNAM, ni prueba Enlace ni bachillerato único, dice Narro

  • Una evaluación no puede calificar instituciones, personas y programas, reitera el rector
  • Imposible comparar a un alumno que llega en auto a su escuela con uno que ni siquiera desayuna
Emir Olivares Alonso
 Periódico La Jornada
Wednesday 9 de December de 2009, p. 42

El rector de la Universidad Nacional
Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, rechazó una vez más que
la máxima casa de estudios tome parte en la Reforma Integral de la
Educación Media Superior (RIEMS) y en la prueba Enlace, aplicadas por
la Secretaría de Educación Pública.

En el primer caso, cuestionó que se intente homologar el
bachillerato nacional, y sobre En lace, dijo que más allá de ser un
diagnóstico para impulsar el avance académico, esa evaluación se usa
para calificar, comparar y señalar a los estudiantes sin tomar en
cuenta el entorno socioeconómico en que viven.

Ante esto último, enfatizó: “Los resultados no son comparables: un
estudiante de una institución privada, que llega a su escuela en
automóvil, bien desayu- nado, y que cuando regresa a casa come bien y
cuenta con todas las herramientas (para hacer su tarea), como
biblioteca, cómputo e información, ¿es comparable con un alumno de una
preparatoria rural? No, no lo es.

¿Por qué queremos comparar lo que no se puede? ¿Por qué no
diferenciar y tomar el resultado en otro sentido? ¿Por qué señalar que
algunas cosas están mal si no sabemos ni medimos el avance? Hacemos un
corte con una prueba y calificamos instituciones, personas, programas y
planta académica. No. Por eso hemos dicho: no, gracias (a Enlace), con
mucho respeto, como siempre.

Agenda nacional

Hizo hincapié en que la agenda nacional debe pasar por
la UNAM, por lo que la comunidad académica tiene que responder con
planteamientos a las necesidades y prioridades de México, pero lamentó
que en ocasiones la clase política no tome en cuenta las propuestas
universitarias, si bien no podemos obligarla a que las aplique.

En un balance de sus primeros dos años de gestión, el rector de la
UNAM puntualizó que en México no puede haber un modelo único de
bachillerato –como plantea la RIEMS–, ya que ese nivel constituye la
formación pre universitaria.

“Quienes empezaron en México la educación preparatoria –en 1868–
fueron Benito Juárez y Gabino Barreda; después Justo Sierra la
incorporó a la UNAM. Nosotros tenemos la tradición, contamos con dos
sistemas diferentes de bachillerato; por eso no nos convence que
podamos ir en un solo trayecto o camino.”

Sin embargo, admitió la necesidad de mejorar los dos subsistemas del
bachillerato universitario, y adelantó que ya se trabaja en ese
objetivo.

Para Narro, en este periodo al frente de la máxima casa de estudios del país ha habido importantes logros, aunque aún falta mucho por hacer.
Citó entre dichos avances el incremento de la matrícula en todos los
niveles, al pasar de 299 mil 688 alumnos –hace dos años– a 308 mil 374
para el ciclo escolar que corre.

Otro
logro –dijo– es el aumento en la eficiencia terminal en todos los
grados académicos. En bachillerato se pasó de 23 mil 196 egresados –en
2007– a 24 mil 589 para el presente año, lo que representa más de las
dos terceras partes de los alrededor de 34 mil 500 jóvenes que
ingresaron a ese nivel.

Además –señaló–, entre 2006 y 2007 se otorgaron 27 mil 232 títulos
de licenciatura, mientras en el ciclo escolar recién concluido hubo 39
mil 662 titulados. En posgrado también se elevaron los indicadores.
Hace dos años se otorgaron los niveles de especialización, maestría y
doctorado a 9 mil 495 estudiantes, en tanto que en el ciclo 2008-2009
la cifra subió a 12 mil 901.

Eficiencia terminal

Pese a tales indicadores, asumió también que uno de sus
compromisos para el siguiente bienio será incrementar el índice de
eficiencia terminal en todos los niveles de enseñanza.

También resaltó que en este periodo la UNAM ha participado en temas
fundamentales, como energía, procesos de las finanzas públicas y
economía, modelos de desarrollo nacional, cambio climático y cuidado
del agua, entre otros. Además –dijo–, continuará la reflexión académica
con motivo del centenario de la Universidad Nacional y de la Revolución
Mexicana, así como los 200 años de la guerra de Independencia.

En infraestructura, informó que en estos dos años se le destinaron
mil 432 millones de pesos, de los cuales 650 millones se aplicaron a
los 14 planteles del bachillerato, y 782 millones a los de licenciatura
y posgrado.

Asimismo, destacó que de los más de 300 mil estudiantes de la UNAM, 91 mil 499 cuentan con alguna beca.

No obstante, el rector admitió que aún hay buena cantidad de
asignaturas pendientes en áreas como orientación vocacional, generación
de patentes, internacionalización del estudiantado, seguridad,
titulación en algunas carreras, enseñanza de idiomas, vinculación de la
investigación básica con el sector productivo, rejuvenecimiento de la
planta académica y fomento de una actitud emprendedora entre los
egresados.

Ante lo anterior, se comprometió a realizar un esfuerzo adicional para revertir estas faltas. Y asumió una más: no hemos podido lograr acuerdos con los grupos de activistas quedesde hace más de 10 años tienen tomado el auditorio Che Guevara de la Facultad de Filosofía y Letras.

http://www.jornada.unam.mx/2009/12/09/index.php?section=sociedad&article=042n1soc

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s