Los adelantados (columna del Reforma del 06/ago/08)

Los adelantados
Por: Sergio Aguayo Quezada
 
 
En 1968 el grueso de la izquierda se inclinó por una transición pacífica. En el 2008 la derecha se empeña en emponzoñar el clima político lo que abre resquicios a la violencia. Con esta entrada recuperamos una parte del legado de Pablo González Casanova, Octavio Paz y Julio Scherer.

En México, los intelectuales interesados en la vida pública han cumplido con la tarea de utilizar la racionalidad del método científico para explicar la escurridiza vida social. Lástima que sea raro el gobernante que entienda y utilice los frutos del conocimiento generado; los poderosos los quieren de floreros y al ponerse criticones son descalificados como "iluminados" ignorantes de la realidad. Cuando el trabajo intelectual es consistente y relevante va filtrándose por los resquicios de la conciencia y deja sedimentos que influyen sobre las decisiones de los protagonistas.

En 1965 apareció La democracia en México de Pablo González Casanova. Lorenzo Meyer da en el clavo cuando califica esa obra como la "primera visión general de nuestra realidad política posrevolucionaria" que puso en duda, con una "gran cantidad de datos e indicadores bien sistematizados", la imagen que el gobierno proyectaba de sí mismo como "republicano, federal, liberal y democrático". El México de González Casanova estaba agobiado por el colonialismo interno, la marginalidad y el déficit democrático. Para enfrentar esos lastres el académico se inclinó por la vía pacífica: "No habrá otra revolución en México -y de ello es necesario tener clara conciencia- sino cuando la estructura social sea incapaz de resolver los problemas urgentes del desarrollo de la nación y cuando se hayan agotado las posibilidades de una lucha cívica".

Es siempre difícil establecer el impacto de las ideas pero es una obra paradigmática del consenso alcanzado por la izquierda intelectual; y eso influyó en la generación del 68. Javier González Garza, actual coordinador de la fracción perredista en la Cámara de Diputados, me comentaba que La democracia en México lo había convencido de que "en México pelear por la democracia era revolucionario".

Al interior del movimiento del 68 se enfrentaron dos opciones. Estaban las moderadas exigencias de aquel pliego petitorio de seis demandas permeadas por el transitorio exigiendo diálogo público. Enfrente estaba una tradición de violencia; Independencia, Reforma y Revolución se saldaron, primero, en el campo de batalla. En Tlatelolco se expresaron ambas tendencias. La noche del 21 y el 22 de septiembre los vecinos del complejo habitacional se unieron a los estudiantes de la Voca 7 y de la Prevocacional 4 del Politécnico para repeler a pedradas, golpes y cocteles molotov a unos granaderos que se retiraron derrotados. Días después, el presidente Díaz Ordaz ordenó en el mismo lugar una masacre contra la cara pacífica de la protesta.

El 68 fue un reto para los medios de comunicación. La mayoría se plegó a las directrices del régimen pero algunos adelantados -El Diario de Yucatán y Siempre! entre otros- probaron los límites de la censura y defendieron la libertad de expresión. El Excélsior dirigido por Julio Scherer García abrió sus páginas a la pluralidad desde la cual fluyeron las críticas al poder convirtiéndose en un paradigma que demostraba, día con día, la posibilidad de disentir… y sobrevivir. Otro aporte de Scherer fue la construcción de puentes entre los contrarios.

La transición se aceleró cuando la izquierda y derecha coincidieron en los métodos pacíficos y las elecciones confiables. Paz, como se sabe, renunció a ser embajador en la India como protesta por la represión del 68. Bien pudo haberse quedado en el extranjero donde ya llevaba 12 años. En su reincorporación a México en 1971 influyó la invitación de Scherer a dirigir la revista Plural arropada por Excélsior. Su regreso y permanencia en México conjuntó un grupo que aportó al desmantelamiento del autoritarismo y coincidió, en algunos puntos, con la izquierda intelectual.

Fue una coincidencia cargada de tensiones evidentes en una entrevista excepcional hecha por Julio Scherer a Octavio Paz (reproducida por Proceso el 27 de abril del 2008). En ella, el poeta fustiga a los "intelectuales de izquierda" que "soñaban con la instauración, por medios revolucionarios de un régimen socialista… Sí, hablaban de democracia pero para ellos era un medio subordinado a la acción revolucionaria, es decir, era una táctica, no un fin en ella misma". Pese a ello Paz coincidía con las tesis enunciadas cinco años antes por González Casanova: la "salida de la crisis histórica" estaba en la instauración de una "verdadera democracia".

En el 2008 se han invertido los posicionamientos. Pese a la cuota en vidas y a las elecciones fraudulentas, la izquierda sigue comprometida con los métodos pacíficos; incluso cuando enmugran sus comicios internos. Quien ha cambiado es el grueso de la derecha panista. Parafraseando a Paz, la derecha habla de democracia pero ésta ya no es un fin en sí misma; ha sido subordinada a la obtención y preservación del poder.

Ese pragmatismo extremo los ha llevado a recuperar a Vicente Fox con el cual pretenden guanajuatizarnos, término que evoca la intención de implantar un régimen confesional. Imbuidos de arrogancia prefieren ignorar que, como Presidente, Fox se transformó en un adelantado para el siglo XXI de la inequidad y la impunidad, de la frivolidad y el cinismo.

Navegamos por turbulencias impregnadas de ira y descalificaciones que arrinconan la mesura y la tolerancia construidas en las últimas décadas. En el 2009 la disputa por el poder político estará influida por la sombra del 2006, la defensa de intereses creados, la carestía en los alimentos y los reatazos del crimen organizado. En el trasfondo se insinúa, una vez más, el dilema del 68.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s