De la Fuente: misión cumplida

De la Fuente: misión cumplida 
Miguel Ángel Granados Chapa
20 Nov. 07


Durante ocho años, el rector saliente de la UNAM encaró con buen resultado la crisis interna que una prolongada huelga había provocado en esa casa, e instaló a la institución en el centro del nuevo cuadro de relaciones políticas provocada por el desplazamiento del PRI

El viernes 16 concluyó el rectorado de ocho años del doctor Juan Ramón de la Fuente, que esta mañana es relevado por el doctor José Narro. Deja tras de sí una sensación generalizada de que la Universidad Nacional es mejor después de su gestión. Sin duda, como en toda tarea de gobierno (y la de dirigir la institución de enseñanza superior más poblada del país lo es) el balance de sus labores implica la consideración de los logros, las omisiones y los errores de una fatigosa jornada. Pero puede afirmarse que de la doble crisis que debió enfrentar la universidad en ese lapso, emergió fortalecida y dotada de instrumentos para encarar con ventura el porvenir.

De la Fuente llegó a la Rectoría procedente del gobierno federal, lo que implicaba enfrentar los estragos de la suspensión de labores que estaba en curso en noviembre de 1999 con procedimientos mellados que una porción considerable de la comunidad universitaria consideraba vitandos. Y comenzó su gestión realmente en febrero siguiente, con la abrupta terminación de la huelga mediante la acción policiaca, otro modo de acción que en vez de aminorar las tensiones crecientes podría empeorarlas. Y sin embargo, De la Fuente partió de allí hacia la conciliación y el equilibrio de los diversos segmentos e intereses que forman el entramado universitario. Sin rehuir uno de los problemas de fondo de la universidad, la necesidad de una reforma que llevara adelante las tareas pendientes del congreso de 1990, la condujo de una manera al mismo tiempo institucional y novedosa. Cuando el Consejo Universitario estableció la comisión especial del congreso (CECU) y concibió la realización por etapas de dicho mecanismo, sin dejar al margen al consejo y, al contrario, consolidando su papel de representación de la comunidad, se consiguió la combinación ideal que permite reparar una locomotora sin detener su marcha.

Como resultado de esa reforma gradual se establecieron bases para la modificación de las estructuras universitarias, con cambios significativos al estatuto general, al del personal académico y sobre todo al del posgrado. En la concreción de este modelo fueron clave la inteligencia y energía de Rosaura Ruiz Gutiérrez que por ello fue ascendida a la nueva Secretaría de Desarrollo Institucional. La ampliación del número de programas acreditados por instancias externas a la UNAM fue un logro en este sentido, pues se pasó de ocho a 89 acreditaciones. Hoy la mitad de los alumnos de la universidad siguen cursos que gozan de esa calidad. La tienen, desde su origen, las carreras que muestran una de las caras de la institución, el futuro: ciencias genómicas, desarrollo sustentable de zonas costeras, geomática y mecatrónica.

Meses después de la elección de De la Fuente fue elegido Vicente Fox, es decir, quedó descabezado el sistema autoritario priista que de muchos modos influía en la Universidad Nacional. El rector captó con claridad los riesgos y las oportunidades que esa mutación del entorno político significaba para la institución que gobernaba. La fortalecida autonomía del Poder Legislativo (que se esbozó en la Cámara de Diputados en 1997 y se consolidó en el Senado en 2000, cuando el PRI perdió el control del Congreso) permitió a la UNAM no depender del Ejecutivo federal para la gestión de su presupuesto y entablar una relación directa con los parlamentarios. El resultado material de ese nuevo estatuto ha sido la mejoría creciente (siempre, no obstante, por debajo de lo necesario) del subsidio federal a la UNAM que además se ha extendido al resto del sistema público de enseñanza superior.

La índole del gobierno panista y sus flaquezas respecto de la universidad obligaron a una rotunda definición, una inequívoca toma de posición del rector en torno del papel de esa institución en la esfera pública. Su reiterada proclamación de la universidad pública, laica y gratuita no era materia de oratoria encendida sino expresión de un espíritu que los tiempos ordenaban fortalecer. Aunque el fundador de Acción Nacional fue rector de la universidad, no ha habido nunca afinidades evidentes ni cercanía entre esas dos instituciones, y tal deficiencia se abultó y adquirió importancia práctica al ganar el PAN el gobierno federal y el de varias entidades donde realiza sus actividades de investigación y docencia en aplicación de su carácter nacional.

De la Fuente fue el eje de un vasto programa de relaciones públicas e información que proyectó la imagen de la nueva institución que era necesario mostrar al público después del infortunio de 1999. Ese proyecto de difusión aprovechó la figura del rector, que tiene una justa y elevada opinión de sí mismo, pero al mismo tiempo reinstaló el prestigio de la universidad ante la opinión pública, y ya se sabe que la buena reputación es además de logro sustantivo, escudo institucional. Ese activismo personal del líder académico que ha sido De la Fuente condujo inevitablemente a señalar su papel en la modelación del futuro de la universidad en que la regirá un nuevo rector.

Al cabo de esta etapa de su desempeño universitario De la Fuente ha creado su propia paradoja: creció tanto en el espacio público que no cabe ya en él, por lo menos en el corto plazo. Por eso desplegará sus talentos fuera de México, extendiendo con ello el buen nombre de la UNAM, que contribuyó poderosamente a recrear. No sé si quedará satisfecho de su gestión pero me parece que tendrá conciencia clara de que cumplió su misión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s